Los cuidados de mi jardín

Alguien me dijo una vez que la Amistad es un jardín que hay que cuidar.

Y no es fácil, no, mantener este jardín a pesar las estaciones, el frio hace que todo alrededor se seque, ese frío que congela almas y hace caer los brazos para no luchar. Ese frío egoista que definitivamente seca los sentimientos y hace que las flores que antes relucían, ahora ajadas y secas serán estirpadas del jardín.

Pero no sólo son los fríos los enemigos más acérrimos, hay peores elementos escondidos en el propio jardín que con disfraz de algo que florece, terminan en malahierba que se extiende por doquier arruinando todo lo plantado. Son hierbas que se deben sacar de raiz, acabar con ellas, reducirlas a la mínima expresión que pueda darse y ciertamente utilizarlas como abono de los muchos cultivos que aún quedan y que seguro lo agradacerán.

De igual forma, hay  vecinos malintencionados cuya única afición es abonar con sal para secar nuestras relaciones, pero es fácil acabar con ellos, la indiferencia es la principal arma de destrucción másiva de la maldad salada.

Pero todo no son problemas, me encanta ver florecer mi jardín. Desde esas nuevas flores recien plantadas, dulces, coquetas y que lo llenan todo con su plenitud hasta ver esos frutales, viejos conocidos, de los que sabes que siempre están ahí, de los que aunque no lo esperes seguro que algún día más pronto que tarde darán un lindo fruto. Frutos de la amistad.

Pero lo mejor de todo, para mí, como todo buen manitas, es los cuidados del jardín. Regar mis flores y manzanos, toda buena amistad no avanza si no la riegas con agua de entendimiento y paciencia, abonar a menudo con regalos de simpleza, quitar las malas hierbas que atacan nuestra amistad y no la dejan avanzar, rastrillar la suciedad de los problemas,  protegerlos de los ataques, en fin, cuidar  del jardín, cuidar de la amistad porque en la acción está el camino, está la amistad floreciendo y creciendo.

Y como no quiero que ninguno de los cultivos de mi jardín se ajen por desmedida equidad de unos respecto a otros.  Os quiero y os deseo a todos lo mejor. Espero que esto sea un pequeño abono de Navidad.

Feliz Navidad y propero Año Nuevo.

Esta entrada fue publicada en General, Tarea del día. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.