Tres amigos

Hace no mucho tiempo en un pequeño pueblo vivían tres amigos cada cual un poco más trasto que el anterior.

El primero de ellos, Tras, vivía encima dela panadería donde su padre amasaba el pan para todo el pueblo. Su gran amigo Antón era hijo del quesero y tenía su casa encima del establo donde sus padres guardaban vacas, cabras y ovejas, un poco en las afueras del pueblo, y el tercero de los pequeños, era Nico, el hijo del bodeguero que guardaba en el sótano de su casa la gran bodega de vinos de su padre.

Un día los tres amigos recorrían los campos alrededor del pueblo, saltando vallas, tirando piedras a todo lo que se movía y chapoteando en todos los recodos del río que bordeaba el pueblo, cuando Nico golpeó con una vara un gran piedra, apareciendo de repente sobre ella un pequeño duende que desde ahí les habló:

– Hola pequeños, ¿qué deseáis?

– Nadie te ha llamado, respondió Antón con más miedo que asombro.

– Pues si nada queréis, nada os ofreceré.

– ¿Ofrecer?, pregunto Nico.

-Sí, un trato os ofrezco, pero si me falláis conmigo os llevaré para siempre. ¿Quizás os interese?

Los tres discutieron y Tras, el más listo de los tres preguntó al duende:

– ¿De qué trato hablamos?

El duende pensándolo un poco, convino en responder:

– Guardo un gran tesoro que os cambiaré por vuestro tesoro más preciado, si realmente este no lo fuera conmigo se vendrá.Aquí estaré esperando a aquel que quiera probar.

Los tres quedarán al día siguiente con sus tesoros, allí en la piedra. El primero en llegar al día siguiente fue Nico con una botella del mejor de los vinos de su bodega, golpeo la piedra y el duende saltó como de la nada y pidió el tesoro.

Nico sacó su botella a la que el duende resolvió:

– Quizás sea la mejor botella de tu bodega,pero ¿crees que este es tu mejor tesoro?,mira a tus amigos y lo sabrás,y de la misma forma desapareció.

Detrás de Nico llegó Antón con el mejor queso del pueblo a lo que el duende volvió a repetir :

– Quizás sea el mejor queso del pueblo pero,¿crees que este es tu mejor tesoro?¿Y si lo perdieras,tanto perderías?,mira a tu amigo y lo sabrás,desapareciendo de inmediato.

El tercero de los amigos,Tras,llegó hasta donde estaba el duende con un pan, normal y corriente,bajo el brazo. El duende ,muy confundido, preguntó a Tras :

– ¿Este es tu tesoro,un pan?

A lo que Tras respondió aún más sorprendido:

– ¿Tesoro?,mi tesoro te lo has llevado tú,mis amigos.Este pan era para compartirlo con ellos.

El duende confirmó:

– Mucha razón tienes,solo cuando perdemos la amistad comprobamos lo que esta vale. Te devuelvo tu tesoro y todos sus falsos ídolos aunque tú ya eres lo suficientemente rico.

De la misma forma el duende  desapareció y los tres amigos de nuevo se juntaron a compartir su queso, vino y pan y su amistad.

Esta entrada fue publicada en Cuentos/Fábulas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tres amigos

  1. Paula dijo:

    Me encantaaaaa!Que genio jijiji.Que listo ese duende 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *